Feeds:
Entradas
Comentarios

Para comprender el posible alcance de una lesión por latigazo cervical hay que tener en cuenta que el cuello es un estrecho canal móvil formado por vértebras, articulaciones, ligamentos y músculos por el que pasan todos los nervios que van al cerebro, vasos sanguíneos, el esófago, la traquea, la médula espinal, la glándula tiroides, etc. Con todo eso metido ahí dentro, es fácil entender que una aceleración brusca o un golpe repentino como la que se experimenta hasta en la menor de las colisiones, dañe algunas de las estructuras que componen el cuello. Y si encima es un golpe fuerte y se produce daño, peor. Es también peor en niños, donde la proporción del tamaño de la cabeza es mayor.

La gran incógnita de esta patología es la verdadera causa de la sintomatología que la caracteriza, pues sólo se conoce el mecanismo de producción y el cuadro clínico producido sin que, hasta el momento, se haya podido demostrar ninguna lesión orgánica que lo justifique.

El problema reside en que no se produce daño físico, no se rompen tendones ni las fibras musculares, sino que hay una sobrecarga del sistema, provocándose en la zona una reacción en cadena de sobreprotección, aumentando en exceso la sensibilidad y tensión muscular del cuello.

Desgraciadamente el diagnóstico suele hacerse mediante radiografías, que sólo sirven para descartar la existencia de fracturas o luxaciones en las vértebras cervicales, por lo que no se suele recibir un tratamiento adecuado.

Los tratamientos convencionales parten de inmovilización, analgésicos y antiinflamatorios, reduciendo la capacidad de regeneración del colágeno y anulando las vías aferentes del sistema nervioso, aumentando además la atrofia, debilidad muscular y estancamiento de líquidos, de hecho, existe poca evidencia científica sobre la utilidad de los tratamientos empleados, sin una clara mejoría, como se observa en la práctica clínica.

Lo más recomendable en un síndrome de latigazo es hacer un tratamiento multidisciplinar, abordando varias vías a fin de incidir en los distintos planos implicados:

  • Tratamiento Sistema Nervioso: todo tratamiento de latigazo cervical necesita recuperar la actividad normal del Sistema Nervioso Central, hay muchas vías, las más aconsejables son regular la información con terapia manual suave y kinesiologia y apoyarse con acupuntura y biorresonancia.
  • Tratamiento sintomático: terapia manual suave (para no irritar el Sistema Nervioso que está hipersensible), magnetoterapia e hipertermia INDIBA (desinflamar y regenerar).
  • Moduladores de la inflamación y complejos ortomoleculares de alta biodisponibilidad, como enzimas proteolíticas y silicio
  • Es necesario hacer ejercicio de forma progresiva, sensata y adaptando siempre los ejercicios a la gravedad de la situación, teniendo mucho cuidado con las torsiones, y ejercicios que puedan poner en tensión al cuello, como abdominales y levantar peso con los brazos, siendo siempre recomendable estar bajo la tutela de un profesional.
  • Es importante hacer un tratamiento lo más pronto posible, adaptándose a las características interindividuales, y de la forma más inocua y menos invasiva posible.

 

Javier Velasco

Fisioterapeuta de la clínica O´Donnell Naturmedic e instructor del equipo de Antiterapia

Anuncios

La lesión por latigazo cervical puede llegar a afectar a casi un 30% de los accidentes de coche. Es una patología muy importante por la cantidad de accidentes que se producen en carretera: miles de víctimas leves de las colisiones consideradas de poca monta, de esas que no aparecen normalmente en las grandes estadísticas pero que sufren a diario muchos conductores y sus acompañantes.

El latigazo cervical causa:

  • Dolor local intenso en la zona del cuello
  • Contracturas musculares
  • Limitación dolorosa de la movilidad

Puede acompañarse de:

  • Vértigo
  • Sensación de inestabilidad
  • Dolor referido a la nuca o el brazo
  • Hormigueos y entumecimiento de las manos.

Pero lo importante es que el latigazo cervical puede acarrear otros daños a la larga por compensaciones, pudiendo ser responsable, entre los más habituales, de:

  • Dolores de espalda
  • Ciáticas
  • Dolores de cabeza
  • Problemas de menstruación
  • Problemas digestivos
  • Estreñimiento
  • Tinitus y pitidos en los oídos
  • Bruxismo
  • Náuseas
  • Vértigos e inestabilidad
  • Dolor cervical
  • Hormigueos en brazos
  • Ansiedad
  • Angustia
  • Depresión
  • Alteraciones del sueño
  • Trastornos en la concentración y la memoria
  • Alteraciones visuales.

Estos problemas pueden prolongarse durante meses e incluso años. El tiempo medio estimado de recuperación es de 3 meses, pudiendo cronificarse de por vida. Se estipula que cerca del 70% mantienen secuelas. La mayoría de estos síntomas suelen aparecer después, y normalmente de forma progresiva, por lo que no se les presta atención hasta que están instaurados, y por lo general no se suelen relacionar con el accidente.

Pero, ¿qué es el latigazo cervical?

Cuando el conductor o sus acompañantes reciben un golpe en el coche, incluso a baja velocidad, es probable que un lado del cuello se comprima por un lado mientras por el lado opuesto se estire, volviendo luego a su posición inicial, como si se agitara un látigo en el aire, de ahí el nombre que recibe este fenómeno. Cuando este se produce de forma casi instantánea, el cuello tiende a lesionarse.

Javier Velasco

Fisioterapeuta de la clínica O´Donnell Naturmedic e instructor del equipo de Antiterapia


¿Sabes lo que te sienta bien a ti personalmente?

A continuación se presenta una lista detallada de los alimentos a los que se debe prestar especial atención, eliminándolos de la dieta al menos durante tres meses de forma que se puedan apreciar los cambios.

  • AZÚCARES y cualquier comida o alimentos con sabor dulce: los azúcares incluyen azúcar blanco y moreno, miel, chocolate, siropes, malta, dextrosa, glucosa, sacarosa, sacarina y lactosa. Se encuentran incluidos el mazapán, helados, pasteles, bollería, almíbares, galletas, golosinas, muchos cereales de desayuno, ketchup, mostaza, mayonesa en bote, todos los refrescos con edulcorante o azúcar (casera, coca cola, aquarius, etc.). Seguir leyendo »

Claves para una salud Duradera 3: La importancia de una buena Dieta (II)

¿Sabes lo que te sienta bien a ti personalmente?

En este artículo se indican unas nociones básicas para que seas capaz de cuidarte, que seas dueño de tu propia salud. Un cuerpo saludable parte de una correcta alimentación. Seguir leyendo »

No es cuestión de comer poco, es cuestión de comer bien.

Es un hecho conocido por todos que la dieta mediterránea es una de las mejores dietas que hay. Entendemos que lo que comemos habitualmente en España es dieta mediterránea, por tanto… ¿para qué preocuparnos de la alimentación?

Todo el mundo habla de que la dieta mediterránea es tremendamente saludable, pero esa dieta desapareció hace tiempo. Lo que comemos ahora no se parece en nada a lo que comían nuestros abuelos (si no me crees, pregunta). Seguir leyendo »

Claves para una salud Duradera 2: El movimiento es la base

Hay un concepto fundamental que siempre hay que recordar, y es que “El cuerpo necesita moverse”.

Todos los tejidos están hechos de una sustancia llamada colágeno, que si nos fijamos, habremos oído nombrar en prácticamente todos los anuncios de cremas y estética, pero, ¿qué es el colágeno? El colágeno es una sustancia a caballo entre la plastilina y una goma elástica. Gracias a ella podemos estirarnos y deformar partes del cuerpo para adaptarnos a los cambios (como sucede por ejemplo con la tripa en un embarazo) y que después vuelva todo a su sitio (que es lo que todos los anuncios de crema cuentan). Hay una cosa en claro que nos recuerdan estos anuncios de estética, y es que de alguna manera, el colágeno pierde su calidad con los años, y lo que antes era terso, elástico y suave, con el tiempo va dejando de serlo. Seguir leyendo »

Como fisioterapeuta, después de años de experiencia y colaboración con el equipo de Antiterapia y con José Luis Godoy, me he dado cuenta de que es muy importante que cada uno sea dueño y partícipe de su propia salud, que cada persona sea capaz de mantenerla por si mismo, sin depender de nada externo.

Este es el primero de una serie de artículos que voy a escribir con el fin de que cada uno sea capaz de tomar las riendas de su cuerpo. La intención de esta serie es revisar y analizar los patrones básicos necesarios para tener una salud duradera, y como salud no me refiero a la ausencia de síntomas, sino al bienestar general, a lo que a lo largo de la historia se han referido innumerables autores de diferentes maneras, que yo resumo en la frase “Mens Sana in Corpore Sano”. Seguir leyendo »